<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14073071\x26blogName\x3dCAFEDITOLANDIA!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/\x26vt\x3d5880078415510119148', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Siéntanse absolutamente libres de visitar CAFEDITOLANDIA cuando les plazca. Mis duendes bloggeros y yo siempre estamos tratando de lograr el mejor ambiente para nuestras visitas. Cualquier reclamo, duda o sugerencia, dirigirse a las direcciones de la Vocería. Eso sería, ¿no?
"Inferno" de Dan Brown

sábado

Chao 2005

Así no más. Llegamos a un nuevo final de año. Llegamos de nuevo a la época de balances y recuerdos. Un año bueno, malo, regular, entretenido, fome, para recordarlo siempre o simplemente para el olvido.
Sea como sea, y aunque muchos no lo queramos admitir, estamos un año más viejos o un año más experimentados, jeje...
Adiós 2005. Llévate todo lo que hiciste. Un año que a nivel mundial y acá en Chile no pasó precisamente inadvertido.
Este año comenzó con las tristes secuelas de los maremotos en Asia; acá en Chile con la partida de Gladys Marín; luego vendría la triste partida del Papa más mediático y querido de la Iglesia Católica, Juan Pablo II, con el consecuente reemplazo de SS Benedicto XVI; un año que siguió demostrándonos la furia de la naturaleza con la serie de huracanes en norte y centroamérica; la dimisión de Soledad Alvear por seguir siendo candidata a la presidencia y la subida de Piñera para competir con Lavín; un año donde por fin atraparon a Paul Schaeffer; un año donde Bush reconoció que se equivocó respecto a la ocupación en Irak; el año de los atentados en Londres; el año de "Malas Juntas"... jeje; un año donde Fernando Gonzáles por fin le ganó a Coria; un año donde Maradona, tras una operación, bajó treinta kilos; un año donde de nuevo la Selección Chilena de Fútbol no clasificó a un Mundial; el año del Transantiago; el último año de mandato de Ricardo Lagos; el año en que salió electo presidente de Bolivia, el cocalero Evo Morales; el año de los realities que se hicieron en unas granjas; el año en que el Chino Ríos atropelló a la Quenita; el año en que explotó el mundo de los blogs... un año en que pasaron muchas otras cosas...
En síntesis, un año que simplemente no podrá ser olvidado tan fácilmente.
Pero le llegó la hora. Gracias 2005 por los buenos y malos momentos, que mal que mal, nos harán crecer a todos, aunque sea un poquito... ¡¡chao!!

martes

Recuerdos de parto

Aún lo recuerdo. Han pasado algo más de veintidós años, pero aún lo recuerdo. Es como si hubiese sido ayer de hecho.
Eran cerca de las 1:15 de la madrugada. Una fría sala de parto de la Maternidad del Hospital San José, fue el escenario perfecto que eligieron mis padres. Hace poco que había comenzado la primavera en este lado del mundo. El mes era octubre y el día octavo recién había comenzado.
Todavía recuerdo a mi madre muy cansada tras la labor de parto mientras yo no tenía idea lo que vendría. Lo único que tenía claro era que yo ya estaba super apretado donde había estado los últimos nueve meses. Ese mismo lugar que primero era inmenso, pero que con el pasar de los meses se había vuelto cada vez más angosto. Debo admitir que igual tenía algo de susto. Lo recuerdo perfectamente.
Recuerdo que estaba de lo mejor, pero sentía muchas voces y mi madre había estado bastante agitada y cansada las últimas horas, y recuerdo perfecto el grito cuando respondió que quería: "¡Parto natural!". Yo estaba un poco confundido con todo aquello, no tenía idea lo que significaba. Lo entendí en seguida.
En la oscura habitación húmeda donde había vivido los últimos nueve meses, de pronto comenzó a entrar luz... instintivamente la llamé así... la luz era muy brillante y me cegó más de lo que ya estaba, y sentí algo muy frío tocar mi cabeza... las manos de alguien estaban tratando de decapitarme o algo parecido porque luchaba como si en ello se le fuera la vida al desgraciado, yo no atiné a nada, y fue la primera vez en mi vida que me he sentido super indefenso. Él quería llevarme donde él estaba, a la luz, y yo ya había oído de mi madre que seguir la luz era malo. Y no quería salir, yo quería quedarme allí.
Mi cabeza ya estaba afuera y luego el tipo fue más bruto, me tiró para sacar todo mi cuerpo a su mundo. "Que cobarde", pensé. "¿Por qué no fuiste allá adentro para enfrentarte cara a cara", seguía pensando despavorido, porque me di cuenta al salir que él no estaba solo y yo sólo tenía a mi madre, pero lamentablemente estaba exhausta en una camilla y lloraba muy emocionada... de la impotencia de no poder hacer nada contra ese tipo.
El hombre, a quien confundí con un encapuchado por su gorra y por esconder su rostro detrás de una mascarilla, no contento con haberme expropiado, viene y me lanza una cachetada que me dejó todo aturdido, y fue entonces cuando de impotencia y dolor, lloré por primera vez en mi vida.
Luego de llorar, el cobarde tipo de verde, me pasó a una mujer que también andaba encapuchada, pero ella, algo más tierna, al menos me ofreció una manta donde me dejó envuelto sobre una especie de fuente con ruedas. Me limpió bruscamente, pero yo ya no tenía fuerzas para hacerle frente y me entregué por primera vez a las manos de una mujer.
El tipo se volvió a acercar a mí, pero esta vez con unas tijeras y ahí recuerdo perfectamente que pensé que eso sería todo... se acercó y con cierta sutileza cortó aquella cosa que me había servido para nutrirme durante los nueve meses... y entendí que no quería eliminarme, sino que quería que el hambre y mi imposibilidad de alimentarme hicieran el trabajo por él.
Luego me tomaron y me llevaron donde mi madre, quien aún lloraba, pero que ya se veía menos cansada. Me tomó como pudo en sus brazos y me besó mucho. Yo la observé unos segundos y quedé maravillado con la belleza de mi madre, a quien por fin conocía cara a cara. Me dijo que me amaba. Yo traté de decirle lo mismo, pero sólo atiné a llorar más. Y en ese momento me volvieron a tomar y me llevaron a un lugar donde habían más personas como yo.
Todos ahí llorábamos. Yo lloraba porque pensé que jamás volvería a ver o saber de mi madre. Pensé que los demás también lloraban por lo mismo. No tuve tiempo para preguntarles y nunca lo supe.
Lo que sí supe y comprendí con el pasar de las horas, es que había nacido.
Y que ahora mi mundo era mucho más amplio, menos húmedo y mucho más iluminado.
Luego pasó el tiempo y bueno, heme aquí escribiendo los recuerdos de aquella experiencia. La mejor de todas las que me ha tocado vivir.
Me despido sin antes pedirle disculpas al médico que me trajo al mundo, a quien confundí con encapuchado en primera instancia, pero que hoy considero un héroe enmascarado. Sólo gracias doctor.

sábado

Feliz Navidad

Feliz Navidad para todos los que alcancen a leer este post antes del 25...

De corazón les deseo una muy feliz fiesta junto a sus seres queridos.

No olviden el verdadero sentido de esta fiesta y no olviden lo que ella representa para el mundo cristiano occidental.

No se dejen llevar por el consumismo en esta fiesta y si el regalo que recibirán no era lo que esperaban, agradézcanlo con las mismas ganas.

Es la familia en esta fiesta la que toma todo el protagonismo y es junto a ellos que recordamos cuanto los queremos y agradecemos su ayuda y soporte desde siempre.

Porque finalmente, pase lo que pase, la familia siempre estará ahí para apoyarlo a uno.

Sinceramente una muy Feliz Navidad para todos.

Se despide, cafedito.

miércoles

Un cambio

Una vez, cuando caminaba por el costado del Cerro Santa Lucía, acá en Santiago, una gitana me detuvo el paso y me cateteó para que le dejara leer mi mano... "tu destino", dijo ella.
Fue así como entre otras cosas me dijo que era una buena persona y que triunfaría en la vida siempre y cuando la encarara con humildad y haciendo las cosas que realmente me hicieran feliz.
En ese momento pensé que ese debía ser un discurso que todas las gitanas que te atajan en la calle alrededor del mundo le decían a todos. Pensé que sus palabras las debían aprender desde pequeños como quien se aprende el "Padrenuestro".
Pero en un instante su expresión cambió drásticamente y de verdad me inspiró preocupación. Ahí pensé que finalmente las gitanas también debían tener un talento innato para actuar, ya que solo una buena actriz podría andar por la calle con esas ropas y con sus bebés a medio caer. Pero todo indicaba que no estaba precisamente actuando.
Se detuvo en la línea de la vida que está en mi mano izquierda (que es la que leen) y la miró fijamente muy preocupada y rompió el silencio diciéndome que nunca en su vida había visto una línea de la vida dividida en dos. No doble. No. Mi línea de la vida está cortada en un punto medio y comienza una segunda línea. Así de simple lo había yo pensado hasta ese día. Pero ante un rostro entre emocionado y perplejo como el de la gitana, lo único que atiné a preguntar era qué significaba aquello.
Entonces la gitana me explicó que un corte así en esa línea implicaba un gran cambio en la vida de una persona. En microsegundos pensé que quizás podía ocurrirme algún accidente y quizás quedar discapacitado para el resto de mi vida; pensé que incluso se refería a que yo justo en aquella época dudaba de mi sexualidad; o quizás simplemente se refería a que algún día por fin me ganaría el Loto... todas estas, cosas que definitivamente podrían cambiarle la vida a cualquiera...
Atiné a preguntarle si este cambio sería algo malo. Y me sorprendió y tranquilizó con su respuesta. Me dijo que todo cambio era para bien siempre. Pero que no sabría decirme cuando ocurriría este cambio. Finalmente optó por decirme que ocurriría en el momento menos pensado y cuando menos me lo esperara.
Me pidió unas monedas a cambio de sus palabras, me dijo unas cosas en romané y siguió su camino y yo el mío.
Desde entonces ya han pasado cerca de seis años. Y aún espero que la gitana que me detuvo en un costado del Cerro Santa Lucía no se haya equivocado. Lo que más deseo hoy en mi vida es un gran cambio.
Terminar mi metamorfosis y convertirme en el "cafedito" que quizás todos quieren conocer y que saben que está dentro de mí...
Aunque simplemente me conformo con poder cambiar para poder hacer feliz a los que me rodean y obviamente a mí mismo.
... y no... no le tengo ningún pavor a este cambio que pido y exijo... porque una gitana que jamás había visto y que quizas jamás vuelva a ver, me dijo que sería para bien... y por primera vez confié en alguien que no conocía... eso ya fue un gran cambio.

domingo

El bien y el mal

¿Qué se supone que entendemos o debemos entender por bien y mal?
Esta pregunta debe ser más antigua que varias generaciones de hombres y mujeres. O quizás más antigua que la humanidad completa.
A la gran mayoría de nosotros se nos enseña que desde pequeños no debemos hacer el mal. No debemos pelear con otros de nuestra misma especie, no debemos tomar lo que no nos pertenece, no debemos decir mentiras y un sinnúmero de otras cosas que sin duda nos hicieron preguntarnos conscientemente cuando éramos niños el por qué todas aquellas cosas eran malas. Pero como éramos niños nunca le tomamos el debido peso al asunto. Simplemente no las seguimos haciendo... bueno, a eso me refería con la gran mayoría...
Luego se nos planteaba que debíamos siempre hacer cosas buenas y que de esa forma lograríamos grandes cosas en la vida o que al menos nosotros mismo quedaríamos felices con nosotros mismos... "las buenas obras", les llamaba mi abuelita por ejemplo.
Eso fue hace rato. Cuando niños. Cuando el discernimiento está en formación. ¿Y entonces cuándo discernimos? ¿Cuándo realmente nos damos cuenta que todo eso que nos dijo el papá o la abuelita que no debía hacerse realmente eran cosas malas? ¿Cuándo nos dimos cuenta que es mucho más aceptado por los demás un "chico bueno" que un "chico malo"? ¿Cuándo nos sentimos verdaderamente seguros de distinguir el bien del mal? Porque nos dimos cuenta... ¿cierto?
Para las culturas orientales, el bien y el mal coexisten en una armonía vital y universal. Y ha sido así desde antes del hombre y lo seguirá siendo después de él. Pero la sabiduría y tradición oriental también reconoce que dentro del bien siempre está la presencia del mal y que el mal siempre tiene algo de bien.
Algo así como que sin bien no hay mal y viceversa.
Para nosotros, los occidentales, la cosa es menos compleja parece. Uno se queda con la formación familiar y punto. Nada de que el bien y el mal coexisten en un circulito en blanco y negro. No. El mal y el bien en occidente es principalmente estipulado por la familia y la religión cristiana y lo que esta profesa y enseña. Así es que la mayoría de nosotros aunque nos declaremos ateos conozcamos los mandamientos y para qué sirven o existen.
Pero en la práctica, ¿somos buenos o malos?
Ya sabemos que robar, matar, mentir son acciones malas. Ya sabemos que ofrecer la otra mejilla, amar y ser honrado son acciones buenas.
¿Y eso es todo?
Yo no me considero ni tan bueno ni tan malo. He mentido, pero no he matado a nadie. He amado, pero no siempre ofrezco la otra mejilla. ¿Soy más malo o más bueno por dejar de hacer una u otra cosa?
No lo sé... ojalá ustedes tengan todo este cahuín del bien y el mal mucho más claro que yo... porque lo que es yo, con tanto escribir del tema, ya me está haciendo mal... ¿o bien?

jueves

Blogger en reinvención

Eso po...

Vengo luego...

Ojalá me tengan paciencia...

martes

Un, dos, tres y...

Buenos días, buenas tardes o buenas noches. Parece una frase sacada de "The Truman Show", pero no. Es sólo para dejarles un saludo sin discriminación de horario.
Me pongo a escribir hoy para, primero que todo, mandarles super buenas vibras a todos aquellos que rindieron la versión 2005 de la PSU (que por si acaso no significa "Pendejos Sin Universidad") y que sean pacientes hasta el 19 de este mes cuando sabrán sus respectivos resultados... de verdad, mucha suerte.
Segundo, me gustaría mucho extenderles la invitación para que conozcan mi otro blog, y desde ya comiencen a dejar alguno que otro comentario, aunque sea para insultarme.
Tercero, agradecerles a todos el tiempo que se dan para visitar este blog y dejar sus apreciaciones frente a lo que leen... por mi parte me comprometo a ponerme al día en lo que a visitar otros blogs se reifere, pero créanme que ha sido un fin de año bien pesado en la universidad y además he tenido mucha pega...
Cuarto, mmm... na po... sean felices, coman perdices, hagan pichí antes de ir a acostarse, lávense los dientes antes y después de cada comida, rieguen el pasto o las plantitas, saquen a pasear el perro, gato, hamster, tortuga o a sus respectivas parejas... tomar aire siempre es bueno...
Sería todo... gracias... ;)
    Puede ser que quede
    un solo instante o una eternidad
    no sabes lo que tienes por andar
    el tiempo lo dirá.
    Puede ser que todo lo que sueñes
    se haga realidad
    que un segundo en el camino pueda más
    que una vida entera en la oscuridad
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada vez que pierdas la partida
    juega una vez más.
    Recuerda que la herida sanará,
    atrévete y verás.
    Cada vez que sientas que la vida
    te ha dejado atrás
    no olvides que aún hay tiempo
    para despertar
    un nuevo sentimiento
    grande como el mar.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada golpe del destino
    cada amigo que se va
    deja huellas que ni el tiempo borrará.
    Cada paso en el camino
    nos acerca un poco más
    a ese sueño que algún dí­a llegará.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás