<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14073071\x26blogName\x3dCAFEDITOLANDIA!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/\x26vt\x3d5880078415510119148', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Siéntanse absolutamente libres de visitar CAFEDITOLANDIA cuando les plazca. Mis duendes bloggeros y yo siempre estamos tratando de lograr el mejor ambiente para nuestras visitas. Cualquier reclamo, duda o sugerencia, dirigirse a las direcciones de la Vocería. Eso sería, ¿no?
"Inferno" de Dan Brown

lunes

El dolor de mi padre

Dicen que la partida de un ser querido siempre es dolorosa. Y duele por razones tan diversas como granitos de arena hay en una playa. Y es cierto.
El día viernes 26 del presente, mi abuela paterna falleció luego de llevar varias semanas hospitalizada debido a un empeoramiento en su cuadro diabético, agravado por un tumor en sus pulmones que vino sólo a perjudicar aún más la delicada salud de mi abuela. La causa de muerte fue un paro respiratorio.
Decir que la partida de mi abuela me dolió porque ella fue una persona muy especial en mi vida, sería mentir. Y tampoco se lo podría recriminar. En una familia tan numerosa como la nuestra, que ella hubiese estado siempre con mi hermano y conmigo hubiese sido exigirle mucho a alguien que tenía suficiente con su enfermedad y sus propias preocupaciones.
La verdadera razón por la que su partida me dolió, fue porque su partida, lógicamente, le dolió más a su hijo mayor. Mi padre.
El dolor que demostró mi padre, fue algo que yo no conocía. Y de una u otra forma me hizo sentir orgulloso el haber podido estar con él cuando más necesitó nuestro apoyo.
Que extraña es la vida. Que difícil resulta comprender que la muerte puede reunir a tantas personas y hacer aflorar incluso sentimientos tan puros como el dolor de perder a una madre.
Tener a mi padre llorando en mi hombro es una experiencia que no olvidaré jamás.
Y que mi abuela pueda al fin descansar en paz.
En memoria de mi abuela,
Inés del Carmen Bravo Silva
1936 - 2006

viernes

Acerca del fin del mundo


Fin del mundo. Para muchas personas estas tres palabras son sinónimo de catástrofe, término, extinción, apocalipsis, muerte o, en el mejor de los casos, sinónimo de olvido.
Sobre el fin del mundo existen tantas teorías como las que existen para probar que en algún lugar del vasto universo en el que exitimos habitan otras formas de vida. Algunas bastante creíbles y otras tantas bastante increíbles.
Aún así, hoy por hoy, la gran mayoría de los seres humanos sabemos que algún día todo lo que nos rodea tal como lo conocemos desaparecerá. Pero no será mañana. Eso se los aseguro. Sucederá igual que como ocurrió con los dinosaurios. Sí. Un día de estos, quizás en otros miles de años más o quizás a las 0:00 horas de algún Año Nuevo próximo, todo termine.
Es muy probable que sea el mismo ser humano, quien en su inmensa ambición de poder, sea el principal causante de su propia extinción. De nuestra propia extinción. Pero, ¿quiénes serán los verdaderos responsables? ¿Los que fueron capaces de crear el arma biológica o destructiva más poderosa y letal del mundo? ¿O los que permitieron que eso ocurriera? Nunca lo sabremos pues. Así de simple.
Por otro lado, ¿qué es lo que realmente nos preocupa? ¿El hecho de que nuestra forma de vida como seres humanos se extinga para siempre y no sea más? ¿O el hecho de que no queramos que una nueva especie dominante nos reemplace por otros millones de años más? ¿Miedo y egoísmo? o ¿Miedo o egoísmo?
Siendo bien didáctico, al extinguirse los dinosaurios, hubo un lapso de tiempo en el planeta donde solamente seres microscópicos y las especies más fuertes o aptas para la supervivencia soportaron la era de transición, hasta que nosotros, descendientes de los simios, dominamos el planeta que conocemos, y esto hasta el día de hoy.
¿Será el fin del mundo un verdadero sinónimo de extinción o de renovación?
No sé si es ser positivo o demasiado "capitán planeta", pero me gusta pensar que el día que los seres humanos ya no estén y dejen de ser la especie dominante y sólo queden restos de sus civilizaciones, vendrá una nueva especie, mejor que el ser humano y que los dinosaurios. Probablemente más pequeños que nosotros. Probablemente muchas cosas.
Me gusta pensar que el fin del mundo es una transición a algo nuevo para la vida. Para la salud del planeta. Para la renovación de todo.
Me gusta pensar que el fin del mundo no es algo tan terrible, sino algo mucho mejor. ¿Será que ya no hay vuelta sobre nuestra supervivencia? No lo sé. Tampoco es que haya perdido la fe... aunque no entiendo muy bien la diferencia.
Acerca del fin del mundo se podrán decir muchas cosas. ¿Cuál será cierta? Tengo la certeza de que ninguno de nosotros nunca lo sabrá. ¿O tú sabes algo?

lunes

Por tu propio bien


- Y, ¿quién mierda te dijo que mi vida era fácil?
- Nadie.
- Entonces para qué vienes acá a juzgar mis actos como si fuera un perfecto idiota o un tipo que todo lo que hace lo hace por diversión o satisfacción propia, sin importarle una mierda lo que piensen o digan los demás...
- Tranquilo, loco. Mira, lo único que vine a decirte es que te calmes un poco y que dejes de ser tan acelerado. Haz las hueas con calma y en buena... y sobre todo sin dañar a los que te rodean...
- ¿Cómo es eso? Que yo sepa no he dañado nunca a nadie con las hueas que hago...
- No te hagas el hueón tampoco... si está bien que digas que tu huea de vida no es fácil, pero resulta que en la mayoría de las hueas que haces pasas a llevar a muchas personas que no tienen nada que ver contigo ni menos con las hueas que andas haciendo...

- Puede ser. Pero eres el primer y único hueón que conozco que le importan realmente las hueas que hago... y no sé si agradecerte o mandarte a la chucha.
- Me gusta más la primera opción, pero es huea tuya en todo caso... además tampoco se trata de darte sermones, si al final, es huea tuya lo que hagas, pero al menos me interesa que sepas lo que pienso al respecto.
- Bacán po. Y sabes que más, tienes razón... es huea mía. Y me importa una mierda lo que pienses.
- Ya tranquilito si po, si no es para alterarse... oye, en serio, baja esa pistola, loco...
- Pero ¿por qué tan nervioso, hueón? ¿Nunca has visto una de estas antes? No te vengas a hacer el hueon conmigo...
- Sí, pero para po... no es divertido... ¿que estás haciendo hueón?

- Veo cuánto puedes resistir con una pistola apuntando en tu cabeza... estoy probando qué tan valiente puede ser mi hermanito regalón.

- Ya po hueón, ¡para!... nunca te hueveo si quieres, pero déjame salir.
- Mmm... mejor nop... mejor veamos si tu teoría es cierta... veamos si realmente soy tan malo como para matar incluso a mi propio hermano... ¡paf!... jajaja... una recámara vacía... quedan cinco intentos, hermanito...
- ¡Para, maricón!

- ¡Paf!... quedan 4...

- Esto demuestra que no eres más que un pobre hueón maricón... ¡suéltame!... ¡pelea como hombre, maricón!... ¡Aaaah!
- Ups... ahí estaba la bala... puta hermanito, nunca entendiste cómo funcionaba esta huea... siempre tan moralista por la chucha... siempre tan buena persona... siempre tan ingenuo... si no te mataba yo, hermanito, lo iba a hacer alguien más, por el simple hecho de ser mi hermano.....
créeme... lo hice por tu propio bien.

sábado

No estaba muerto...


Dicen por ahí que cuando la vida nos ofrece segundas oportunidades, tendríamos que ser bien hueones para no tomarlas.
Y como es mi caso actualmente, no quiero pecar de hueón, porque para eso ya hay suficientes, tomaré esta segunda oportunidad que la vida me está regalando y que prácticamente me está poniendo en bandeja de plata... pero para extenderme ya habrá tiempo.
Estoy de vuelta, así que aquell@s que lloraron y sufrieron por mí durante mi ausencia ya deben dejar de prenderle velitas a San Expedito.
Gracias por el apoyo entregado en los diferentes mensajes que me han dejado en el blog. Tengo claro que debo sacar hartas telarañas y levantar harto polvo (no es malo) para recargar este lugar y hacer como que no ha pasado nada.
Y por si acaso no fue culpa de la "vieja de la mesa" que me haya ausentado por tanto tiempo. A la pobre señora la culpan de todo. Habría que culpar al tiempo no más. Porque créanme que necesitaba un tiempito para mí. Para pensar, huevear, reinventarme, descansar, huevear y seguir descansando... jeje. Fue como haberme metido al mar a disfrutar de las bendiciones del agua salada y haberme empapado de una sabiduría mágico-cósmica-universal que probablemente no me sirva para hacer ninguna hueá, pero que al menos me tiene reconfortado conmigo mismo... y ahora vuelvo a la playa a disfrutar con ustedes.
Ya. ¡¡cafedito is back!! Y espero que para no volverme a ausentar por tanto tiempo. A ver... nop... creo que esta vez habrá cafedito para mucho rato más y más entusiasmado que nunca.
Chau y gracias por la paciencia.
    Puede ser que quede
    un solo instante o una eternidad
    no sabes lo que tienes por andar
    el tiempo lo dirá.
    Puede ser que todo lo que sueñes
    se haga realidad
    que un segundo en el camino pueda más
    que una vida entera en la oscuridad
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada vez que pierdas la partida
    juega una vez más.
    Recuerda que la herida sanará,
    atrévete y verás.
    Cada vez que sientas que la vida
    te ha dejado atrás
    no olvides que aún hay tiempo
    para despertar
    un nuevo sentimiento
    grande como el mar.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada golpe del destino
    cada amigo que se va
    deja huellas que ni el tiempo borrará.
    Cada paso en el camino
    nos acerca un poco más
    a ese sueño que algún dí­a llegará.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás