<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14073071\x26blogName\x3dCAFEDITOLANDIA!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/\x26vt\x3d5880078415510119148', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Siéntanse absolutamente libres de visitar CAFEDITOLANDIA cuando les plazca. Mis duendes bloggeros y yo siempre estamos tratando de lograr el mejor ambiente para nuestras visitas. Cualquier reclamo, duda o sugerencia, dirigirse a las direcciones de la Vocería. Eso sería, ¿no?
"Inferno" de Dan Brown

sábado

Recopilando...



Anoche me ocurrió algo que me terminó de convencer que debía volver a escribir acá.
Este último año ha sido particularmente muy particular. Lo primero, y quizás lo más importante, es que Cupido recordó que este mero mortal necesitaba encontrar a esa persona especial a la cual demostrarle cariño y preocupación. Y colocó en mi camino a la persona más hermosa que me ha tocado conocer en mi vida y que me ha retribuido con creces ese cariño y preocupación que he podido entregarle.
Luego, terminaba Febrero y comenzaba un nuevo año laboral. Mi dilema es que hasta entonces no tenía trabajo. Los curriculums enviados no parecían hacer eco en ninguna parte. Hasta que ocurrió lo que esperaba. Fui contactado por quienes hoy son mis actuales empleadores y conseguí el trabajo que siempre quise tener y que espero mantener por un buen tiempo más.
Todo lo anterior transcurría mientras daba los últimos pincelazos a mi Tesis de Grado junto a mis tres compañeros con quienes en Junio tuvimos que defenderla para egresar y adquirir nuestro grado de Licenciados. Así, finalmente, tras varios años intentándolo, terminé mis estudios superiores y me convertí en todo un profesional.
Hoy enfrento la vida desde la perspectiva de un profesor. Tuve ocho cursos a mi cargo. Uno de ellos, mi jefatura, con quienes hace muy poco acompañé en su paseo de fin de año y con quienes espero poder seguir compartiendo y viviendo experiencias hasta que puedan terminar su enseñanza media.
Anoche me ocurrió algo que me convenció de que debía volver a escribir acá.
Antes de salir de vacaciones de invierno, justo cuando creí que descansaría todo lo que tuve que trabajar en pos de la tesis en paralelo a mis obligaciones laborales, recibo el portafolio de la Evaluación Docente. O sea, el segundo semestre debí someterme a dicha evaluación. Tras pasar todas las autoevaluaciones, entrevistas de pares, clases grabadas y el portafolio en sí, terminé junto a otros tantos profesores el asunto por ahí por la penúltima semana de Octubre.
Listo eso, y me entero que seré tío. ¿Qué más puedo decir?
Cumplí 26 años en Octubre también. Muchas cosas se le vienen a la mente cuando uno cumple años. O al menos, como a mí, cuando uno sigue cumpliendo años y aún vive con sus padres. Todo un tema. Y por más que trato de proyectar mi independencia siempre ocurre algo que lo retrasa todo.

En fin, terminaba el año y en el país los aires de elecciones presidencial y parlamentarias hacían del ambiente una época aún más estresante al sumarse las celebraciones propias de fin de año. Resultado: segunda vuelta entre la "Derecha" y la "Izquierda"... y hartas deudas por los regalos de Navidad y la fiesta de Año Nuevo.
Así recibí el 2010. Bicentenario de la Patria. Promesas de muchos eventos en pos de celebrar, como corresponde, esta fiesta... que, no está de más decirlo, ocurre sólo cada doscientos años.
Y anoche me ocurrió algo que me convenció de que debía volver a escribir en este blog. Fui víctima de un asalto. "Cogoteo" le llamamos popularmente acá en Chilito lindo. Alrededor de las 4 de la madrugada al llegar a la esquina del pasaje donde vivo, fui abordado por dos tipos. Más jóvenes que yo. Pendejos en realidad. Pendejos angustiados. Pendejos violentos. Con un palo en la mano uno y una navaja en mi cuello el otro, registraron mis bolsillos donde encontraron la billetera azul con el logo de "Bci", regalo por haberme hecho cliente del mismo banco. 40.000 pesos fue en total lo que me quitaron. La adrenalina del momento no les sirvió para encontrar mi celular o el resto de dinero que andaba trayendo en los bolsillos. Los dos minutos que debe haber durado todo se hicieron eternos. Primera vez que era asaltado. Primera vez que sentí miedo por mi vida. No todos los días le colocan a uno una navaja en el cuello. Lo único que atiné a hacer luego, inconscientemente, fue tiritar. Me tardé tanto en quitarle el seguro a la reja que permite el acceso al pasaje que ya veía que los tipos volvían por lo que no se habían llevado. Finalmente llegué a casa. Entré, encendí las luces del living, por la hora, despertó mi madre y me fue a recibir. Primera vez que llego a esa hora a la casa. Normalmente, y si sé que llegaré tarde, prefiero quedarme en el lugar donde esté. Ese día decidí volver a casa. Decidí arriesgarme. A mi madre no tuve que decirle nada. Supo de inmediato que me había pasado algo. Le conté todo. Preguntó lo de rigor: "Pero, ¿te hicieron algo?". Al responderle que no, me envolvió en el abrazo más fuerte que he recibido de ella. Me sentí seguro. Estaba en casa. Nada más importaba.
Cuando uno siente que su vida está en riesgo, parece que el tiempo se detiene, la adrenalina y los sentidos se disparan. Al menos eso me ocurrió a mí. Nunca olvidaré esos rostros. La rabia con que me amenazaban. Y lo imbécil que debía verme diciéndoles que se quedaran tranquilos. 
A menos de 50 metros de la puerta de mi casa fui asaltado por dos muchachos que se llevaron 40.000 pesos de mi billetera. Y esta, quizás común experiencia, me convenció que debía retomar la escritura en mi blog. Contar esta historia. Recopilar los mejores momentos del año que terminó y compartirlos... porque en milésimas de segundo, creí que no iba a poder vivir más historias para contar.
Saludos.

Comments on "Recopilando..."

 

Anonymous Anónimo sentenció... (08 febrero, 2010 12:42) : 

Tantas cosas que le han pasado este año...lo felicito por las cosas buenas y ojala que sigan pasando que es lo importante....lo del domesticismo es grave...en ese momento debio decir que no tenia dinero...mmmm...pero lo mas probable es que se lo hubieran violado...lo cual no es malo segun el punto de vista...kjakjakakjakja...lo bueno es que esta sanito...aproveche cada minuto como el ultimo y cuidece mas...no ande tan tarde....no sea longi...xD!!!

nus vemos en cualquier momento...arroz!!!!

CarlitostheOne....

 

Anonymous Anónimo sentenció... (10 febrero, 2010 02:38) : 

Un año lleno de aventuras buenas y malas, pero si pones en una balanza se darás cuenta que las cosas maravillosas sobre pasan con creses a las cosas para mal, además como se dice por ahí todo lo que sucede en el mundo tiene acción y reacción, así que aquel bribón tendrá su merecido, y tendrá una reencarnación en un insecto tal vez una mosca donde vivirá un par de días si no muere antes por un insecticida o un periódico aplastado su apestoso cuerpo, todo pasa por algo caballero y si actúas bien esta vida, tendrás grandes recompensas.
Cuídese

 

post a comment
    Puede ser que quede
    un solo instante o una eternidad
    no sabes lo que tienes por andar
    el tiempo lo dirá.
    Puede ser que todo lo que sueñes
    se haga realidad
    que un segundo en el camino pueda más
    que una vida entera en la oscuridad
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada vez que pierdas la partida
    juega una vez más.
    Recuerda que la herida sanará,
    atrévete y verás.
    Cada vez que sientas que la vida
    te ha dejado atrás
    no olvides que aún hay tiempo
    para despertar
    un nuevo sentimiento
    grande como el mar.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada golpe del destino
    cada amigo que se va
    deja huellas que ni el tiempo borrará.
    Cada paso en el camino
    nos acerca un poco más
    a ese sueño que algún dí­a llegará.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás