<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://draft.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14073071\x26blogName\x3dCAFEDITOLANDIA!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/\x26vt\x3d5880078415510119148', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Siéntanse absolutamente libres de visitar CAFEDITOLANDIA cuando les plazca. Mis duendes bloggeros y yo siempre estamos tratando de lograr el mejor ambiente para nuestras visitas. Cualquier reclamo, duda o sugerencia, dirigirse a las direcciones de la Vocería. Eso sería, ¿no?
"Inferno" de Dan Brown

domingo

Monólogo de un epílogo anunciado

Hola. ¿Cómo estás? Yo bien, gracias. ¿Puedo pasar?
Vine porque quiero decirte algo. Desde hace tiempo. Ya no recuerdo por qué no lo hice antes. Pero me he armado de valor. Sólo escúchame.
Has cambiado. Yo también. Hemos crecido parece. Pero tengo miedo. No me gusta verte como estás. Me da pena. Me da rabia. Me hace sentir culpable. Me duele.
Por favor no digas nada. No he terminado aún. ¿Ves? Ya ni siquiera quieres escuchar. No me gusta lo que están haciendo contigo. Y me odio a mí mismo por no hacer nada.
Estás cansado. Yo también. Es embriagador recordar los viejos tiempos. Pero ya no son. Todo es nuevo. Ambos debemos entender eso.
Sólo me resta decir que te cuides. No seas tan confiado. Caras vemos... jaja.
Gracias por todo. Te debo mucho. Y quizás tú también a mí. Pero debo irme. ¿Para siempre? No lo sé. ¿Qué crees tú? ¡No! Por favor no llores...
Como sea, cada vez que te recuerde, ojalá que estés bien. No me cansaré de hacer público cuánto te quiero. Pero de verdad cuídate. Nunca podré olvidarte.
Dame un abrazo. Tú me enseñaste a dar tremendos abrazos.
Adiós. Y gracias.
Me voy. Pero antes, quiero dedicarte el siguiente relato:

Comments on "Monólogo de un epílogo anunciado"

 

Blogger Wilbur Wrigth sentenció... (07 octubre, 2007 21:01) : 

En fin.
Qué podemos decir que no se haya dicho ya..

Emm...

Me la lloré toda el viernes..
Anoche me dio mucha lata..
pero la vida sigue.
y mañana será otro día.

=)

gracias Carlos por tener buenas pailas pa escuchar problemas ajenos...si hubieramos conversado hace un mes y tanto..me hubiera ahorrado alguno que otro problema.

uno actúa por impulsos a veces, no?

chau!

aiO!

 

Blogger $Price sentenció... (13 octubre, 2007 23:32) : 

Posteando en un blog legendario en latinoamerica.. WoW..

Saludos Carlos.
$Benja

 

post a comment
    Puede ser que quede
    un solo instante o una eternidad
    no sabes lo que tienes por andar
    el tiempo lo dirá.
    Puede ser que todo lo que sueñes
    se haga realidad
    que un segundo en el camino pueda más
    que una vida entera en la oscuridad
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada vez que pierdas la partida
    juega una vez más.
    Recuerda que la herida sanará,
    atrévete y verás.
    Cada vez que sientas que la vida
    te ha dejado atrás
    no olvides que aún hay tiempo
    para despertar
    un nuevo sentimiento
    grande como el mar.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada golpe del destino
    cada amigo que se va
    deja huellas que ni el tiempo borrará.
    Cada paso en el camino
    nos acerca un poco más
    a ese sueño que algún dí­a llegará.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás