<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14073071\x26blogName\x3dCAFEDITOLANDIA!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CL\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cafedito.blogspot.com/\x26vt\x3d5880078415510119148', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Siéntanse absolutamente libres de visitar CAFEDITOLANDIA cuando les plazca. Mis duendes bloggeros y yo siempre estamos tratando de lograr el mejor ambiente para nuestras visitas. Cualquier reclamo, duda o sugerencia, dirigirse a las direcciones de la Vocería. Eso sería, ¿no?
"Inferno" de Dan Brown

lunes

A Sergio Vargas

Hoy me pongo a escribir muy triste. Me siento pasado a llevar. Siento rabia e impotencia al mismo tiempo. Me siento inútil en un momento en que debería estar dando la pelea y defendiendo lo que más quiero. Tratando de hacer justicia y hacer prevalecer los valores que he aprendido. Han matado parte importante de mí... y no sé qué hacer...
El día viernes 26 de Agosto recién pasado, me enteré de una decisión que aún no acabo de asimilar... o quizás no quiero hacerlo. Me enteré que la persona a quien más he admirado en mi vida, al fin había sido capaz de imponer su honor frente al abuso de poder de su jefa. En realidad tengo que sentirme orgulloso de él por haberse atrevido al fin a hacerlo, pero su decisión arrastró algo por lo que hoy muchos estamos tristes. Frente a la humillación e injurias que recibió, decidió renunciar a la actividad que él mismo hace catorce años había fundado y mantenido.
El Profesor de Lengua Castellana, Sergio Vargas Cornejo, renunció a la Dirección del Grupo de Teatro del Liceo Lastarria, y además decidió emigrar del mismo Liceo por el que durante quince años lo dio todo.
Y así, repentina y violentamente, se acababan catorce años de historia. Así, quedamos huérfanos del padre de una familia llamada Grupo de Teatro.
Esta familia ha perdido más que un Director, perdió a su líder, su alma.
Tu decisión, Sergio Vargas, es sin duda, digna de elogios y un claro ejemplo a la dignidad humana. No seguirás permitiendo atropellos ni calumnias. Te vas buscando lo que te mereces. Respeto y admiración por tu carrera y tu vocación. Te vas por el bien de tu verdadera familia y por su bienestar emocional. Si todo esto no es digno de admiración, no sé que puede serlo.
Pero te vas triste y destrozado. Sabes que no te lo mereces. Sabes que no debió ser así. No te lo esperabas, y te aseguro que nadie más lo esperaba tampoco. Nos sorprendiste a todos, pero primero te sorprendiste tú. Te levantaste como el gran hombre que eres ante tan soberbia persona. Le dejaste claro a la persona más poderosa del Liceo Lastarria que contigo no se seguiría trapeando el suelo. Ella incluso fue capaz de decirnos descaradamente que esperaba tus disculpas. Todos sabemos quien abusó de quien, y sabemos que es ella quien debe disculparse contigo. Pero también sabemos que nunca lo hará, porque nunca lo ha hecho con nadie.
Ya sabemos que tu decisión es irrevocable. Sabemos que lo único que nos queda es respetarla y apoyarte en este tan difícil momento. Por mi parte te deseo lo mejor y te pido que por favor, donde quiera que vayas, continúes tu labor teatral. Y donde sea que la continúes, quiero que sepas que te acompañaré siempre. Así como muchos otros que han estado a tu lado y han aprendido tanto de ti.
¿Pero qué hacemos con el Grupo de Teatro, Sergio Vargas?
Catorce años de historia no pueden irse a la basura por los arrebatos descontrolados de una señora de setenta y tantos años.
Por un lado está el tema de ser consecuentes con tu decisión de no continuar y apoyarla haciendo lo mismo.
Por otro lado, muchos quieren honrar tu partida haciendo una última obra en tu honor, incluso cambiándole el nombre al Grupo, rebautizándolo como “Grupo de Teatro Sergio Vargas”.
Han sido días largos y muy tristes, llenos de melancolías y con una gran herida a cuestas. Al Grupo de Teatro le han amputado parte importante de su cuerpo y su espíritu.
¿Es necesario continuar? ¿Hacemos causa común contigo? ¿Esperaremos a que un nuevo Director llegue al Lastarria y quizás ahí podamos replantearnos más claramente las cosas? ¿Dejaremos impune las acciones de la Directora? ¿Nada haremos por nuestro propio orgullo herido?
Tú ya no hagas nada. Ya lo has hecho todo y más. Las cosas pasan por algo, dicen por ahí. Y más temprano que tarde a todos nos toca pagar nuestras faltas en vida.
El “Grupo de Teatro del Liceo Lastarria” presenta la función más triste y dolorosa que ha presentado en catorce años. No tenerte a nuestro lado, duele. Y no es lo mismo que pasó hace tres años, cuando nos dejaste por motivos de desarrollo profesional y personal. Nunca será igual. Y nadie, nadie te podrá igualar.
La decisión hoy corre por cuenta de los propios integrantes del Grupo de Teatro parece. Yo no puedo decidir nada, porque no tengo las fuerzas necesarias para hacerlo. Pero confío plenamente en ustedes, mis hermanos del Grupo de Teatro.
Sepan que cualquier cosa que decidan juntos y solos, nunca estará mal. Yo he repetido más la opción de hacer causa común con Sergio Vargas. Pero la verdad es que ustedes tendrán la última palabra. Es ahora cuando deben demostrar que son el poderoso Grupo de Teatro del Liceo Lastarria. Es ahora cuando más deben estar juntos. Yo algo tramaré con los demás ex alumnos.
Siento como si algo en mí hubiese muerto para siempre. Y sé muy bien que todos ustedes sienten lo mismo. Pero cuando se sientan así, piensen en Sergio Vargas y en el calvario por el que está y seguirá pasando mientras siga en el Liceo Lastarria hasta su partida. Lamentablemente quedó entre ceja y ceja de la mujer más poderosa de esa institución, y ella no se quedará tranquila hasta ver que su desafiante pague la osadía de alzarse ante ella.
Serán largos meses para ti. Ojalá te vayas lo antes posible, dejando atrás toda esta mierda que estás viviendo.
Se ha marcado un triste hito en la historia del Grupo de Teatro. Quizás sea un hito más o el último.
Para terminar, sólo puedo gritarte con estas letras lo que siempre has gritado junto a tus muchachos, y que siempre nos llena de energías para enfrentar experiencias nuevas:

¡Mierda, mierda, mierda, Sergio Vargas!

sábado

Malagradecida

Malagradecida eres, me debes, me debes mucho, me debes tanto que tú deberías estar a mis pies y no yo a los tuyos, que ya envejecidos por el pasar de los años nada bueno merecen respecto a tus acciones en contra de lo mío, de lo nuestro; de los 14 años de entrega absoluta por ti; por ti lo he dado todo por nuestro prestigio... y tú... ¿qué me has dado a cambio?... nada... perdón, mucho, pero mucho de lo malo, trabas, mentiras, traiciones, cinismos, en fin todo los vicios de la humanidad concentrados en ti, en ti, que tienes el poder, que tienes la capacidad de hacer y deshacer... siento, siento que tú a mí me debes mucho, es más, no lo siento, lo sé y lo siento. La diferencia entre tú y yo, o sea entre nosotros y tú, es que tú solo sabes, no sientes nada, no me conoces, nos desconoces y me mientes. Me mientes a mí, a él y a todos. Eres la cabeza, sí, pero la cabeza del error, de la falta, de la intolerancia, de lo irreflexivo, ¿por qué no piensas un poco? Tus reflexiones ya no son racionales, luego no son reflexiones, ya no puedes, la historia se acaba, tu historia entra en decadencia, ya no queda tiempo para ti... lo siento... no lo puedo permitir, ni soportar, no tolero la Barbarie... Eres la sucia amante que subrepticiamente ataca y destruye la familia, mí familia, su familia, nuestra familia, que después de 14 años se formaron y lo seguían haciendo y lo seguirían haciendo si es que tú no tuvieras tanto poder... nunca has estado en mí, en nosotros... un camión, un saludo... no lo comprendo, por qué no piensas que ya es hora, pero no de tomar el té, de gritar o de rabiar, es hora, aunque un poco tarde de descansar, de pensar en ti misma, para ti y por ti, no te interpongas en mi camino, no te metas conmigo, soy débil pero fuerte, soy opaco pero resplandeciente, soy grande y pequeño, tú eres una y nada más. Yo soy definido e indefino, soy todo, y la vez todo, y de todos para todos... esto me sobrepasa, rayo en la inocencia de un infante... tú eres tuya y de nadie más... no te guardo rencor, sólo un poco de resquemor y algo de respeto, eres respetable por ser persona, mas por tus actos para conmigo no eres nada, te desprecio. No olvides, yo lo soy todo, lo represento todo a la vez todo se encuentra a mis ojos soy el centro más, tú un elemento aunque eres y te di demasiado... ¿Traición?, soy magia, soy fraternidad, soy risas y lágrimas, yo siento, soy, somos arte en vida, mas ya lo estás olvidando... ya no queda tiempo... lo siento pero así es el universo, siempre está y estoy en movimiento, soy el universo entero ante tus ojos nada puedes hacer conmigo yo infinitamente te seguiré, los seguiré, me seguirán, nos seguirán... pase lo que pase... esto no es vano. Siempre existe o hay algo que hacer... sígueme...
La pugna entre tú y yo jamás culminará. Tú tienes el poder y yo, nosotros, la magia, la magia de ser inmunes a tu poder, pero tú eres inteligente y nos derribaste con tu cizaña y estrategia pero ya te lo dije una vez, lo soy todo, lo siento todo, lo he vivido todo y así como he caído, me levantaré nada te cobraré, no necesito para qué... no soy como tú, no lo olvides, tú eres una yo... todo...

Nuestras raíces se han debilitado momentáneamente no te daré en el gusto, volveré a brotar con el esfuerzo que me caracteriza y seguiré siendo todo, mas tú ya no estarás presente y quedarás en el olvido... Lo siento, tú lo provocaste... Me debes... malagradecida... me debes un computador... eso, eso me encoleriza... pero el tiempo pasa y yo seguiré siendo todo.... y tú, nada.

(Este es un aporte de un gran amigo y compañero, MENTE ITINERANTE... muchas gracias por tus bellas y sentidas palabras)

domingo

Injusticia para todos


Para mí es injusto tener que preocuparme todas las días por los 120 pesos del pasaje estudiantil de las micros, y después subirme a ella y ver como ciertos escolares se suben por detrás a escondidas para evitar pagar... mejor ni pienso cómo será cuando tenga que pagar la tarifa adulto...
Pero también es injusto para mí poder comer pan todos los días, mientras otras personas luchan por unas migas solamente todos los días.
Injusto es que si te secuestran tres aviones y los utilizan para destruirte dos torres y un edificio militar, tú cobres "justicia" declarándole la guerra a pueblos que son absolutamente inocentes e incapaces de defenderse, mintiéndole a todo el mundo con pruebas falsas...

Injusto es para mí tener que creer en un ser superior (llámese Dios, Jehová, Buda, Alá o Mickey), cuando la única prueba de su existencia es algo tan subjetivo y personal como la fe...
... tan subjetivo y personal como la concepción de la injusticia.
Porque mientras yo escribo ésto, en el mundo sigue muriendo gente por culpa de las guerras, guerrillas, el hambre, la obesidad, enfermedades venéreas y de las otras, que no son más que el índice del libro de las "Injusticias inherentes del ser humano".

Injusto es que piense en mis problemas cuando son nada comparados con los de otros... injusto es que esté sentado aquí frente a un computador escribiendo una reflexión muy personal sobre la justicia y la injusticia, mientras muchas personas no tienen acceso a esta tecnología.

Finalmente creo que injusto es... lo no justo.
¿Ha sido injusto mi post?

viernes

Una noche

Cuando desperté esta mañana pensé en todas las minas que iba a conocer y jotear, en todo el copete que me iba a tomar, en todos los pitos ,y sus sinónimos, que me iba a fumar... en resumen, en lo bien que la pasaría este nuevo día...
Precisamente estaba imaginándome bailando "Lo que pasó, pasó" con una morenaza espectacular, cuando recordé algo que me echó abajo todas mis expectativas para este nuevo día.
Recordé que hace cinco noches había tomado caleta de copete en la casa de Sergio. Fumé unas hueas que nunca había probado antes, pero vi a todos mis amigos tan entusiasmados que accedí a probar. Incluso hubo tiempo para comerme a la polola de mi mejor amigo, justo después de haber bailado un reggaeton juntos...
Recordé que luego de hacer todo eso, alguien dijo que ya nos ibamos a casa. En auto. Recordé que la persona que manejaba ese auto, iba igual o peor que yo... y que en algún punto del viaje, incluso estando muy borracho, pensé en lo peligroso que era ir en ese auto.
Recordé que en los titulares de varios periódicos del otro día apareció algo parecido a esto: "Espectacular accidente automovilístico en la Costanera, deja tres muertos y una persona herida de gravedad".
Recordé que la persona herida de gravedad y único sobreviviente, era yo.
Cuando desperté esta mañana recordé que no podría seguir carreteando como antes, porque recordé que estoy en una cama de hospital, en estado de paraplejia.
Pienso que mi vida nunca volverá a ser igual. Dependeré de una silla de ruedas por el resto de mi vida. Y en el intertanto, seguiré recordando esa noche en la casa de Sergio como una noche donde la pasé muy bien y como la noche en que me cagué la vida.

lunes

La vida es bella


Acabo de terminar de ver, nuevamente, "La Vida Es Bella". Nuevamente reí, sufrí y lloré. Y es que la historia de la película es simplemente hermosa.
Uno dice: "Todas las películas sobre la II Guerra Mundial son iguales...", ésta no...

Porque la película enfoca esta guerra desde un punto de vista que nadie más había enfocado antes. Una comedia dramática. Pero más importante que todo esto, la película nos da una lección de vida.
Y es que Roberto Benigni y su personaje de "Guido" cumplen la misión de engañarnos a todos acerca de la terrible y cruda realidad de la guerra más violenta y sangrienta de la historia moderna.
Y ni hablar de la tremenda interpretación inocente que hace el personaje de "Giosué", interpretado por el pequeño Giorgio Cantarini. Y es que estos dos personajes son el alma de la película.
Padre e hijo enfrentados a la fuerza militar más despiadada y cruel que ha pisado este planeta. Y el amor incondicional de este padre que hace lo imposible por disfrazarle a su querido hijo la tan violenta verdad. Y le resulta hasta el final, hasta su final, hasta su propio sacrificio...

Pero para mayores detalles, vean la película.
Lo que me tiene aquí sentado posteando es que cada vez que la veo, me pregunto si todos los padres harían lo mismo que "Guido" para proteger a sus hijos de tanta violencia y así asegurarse de que no pierdan su niñez y sobre todo su inocencia. Porque pongámonos por un segundo en el lugar de cualquiera de esos niños que murieron sin entender nada en una guerra ajena y su mayoría en una cámara de gas... yo al menos no soy capaz de hacerlo... sólo imaginarlo me provoca mucha tristeza e impotencia...
Y es que "Guido" nos enseñó algo que todos deberíamos tener presente incluso cuando algo así de terrible nos llegara a ocurrir... y es que por muy negra que se vean las cosas, por muy complicada que parezcan las salidas a los problemas o si para lograrlo debemos sacrificar incluso nuestras vidas, nunca debemos olvidar que la vida es bella...

viernes

Preguntas de niños

¿Se han preguntado alguna vez por qué los niños hacen tantas preguntas?
Un niño llega al lado de su padre y le dice:
- Papá, ¿me compras un "Max Steel"?
- No hay "Max Steel".
Y ante esa estúpida respuesta del padre, el niño comienza su táctica:
- Papá, papá, ¿por qué el mar es azul?
- Mira hijo, el mar es azul porque se refleja el cielo.
- Ah... papá, papá, ¿por qué el cielo es azul?
- Mira hijo, el cielo es azul porque... porque... son cosas de la estratósfera.
- Papá, papá, ¿qué es la estratósfera?
- Mira hijo, la estratósfera... o sea, ¿me estás preguntando qué es la estratósfera? ¡Yo no sé qué diablos te enseñan en el colegio! Toma, ahí tienes 5000 pesos, anda y cómprate el "Max Steel" ese.
Y así es como lo consiguen todo: preguntando.
Hace como dos semanas estuve en casa de una tía por unos días. Mi primo menor tiene 5 años. Un amor. Y me di cuenta cuando me ofrecí ir a buscarlo al colegio que los niños hacen preguntas mucho más inteligentes que nosotros. Cuando salió por la puerta del colegio, yo le pregunté: "¿Te comiste toda la colación? ¿Jugaste con plasticina?"
En cambio él me hizo las siguientes preguntas: "¿Por qué el mar no se sale? ¿Todos los pájaros que están en Chile son chilenos? ¿En el cielo hay 'Falabella'?"
Y es que los niños no han aprendido a tener prejuicios. Preguntan las cosas y no les da vergüenza. A propósito yo me he dado
cuenta durante el tiempo que estuve con mi primo chico que hay tres lugares donde los niños se ponen más preguntones y, por ende, más desvergonzados. El primer lugar es la cama. Cuando fui a acostar a mi primo, como el desgraciado no se quería quedar dormido, me acribilló a preguntas:
- Primo, ¿los conejos se lavan los dientes?
- Sí, sí... ya, hasta mañana.
- Carlos, ¿por dónde mean los peces?
- Por un agujerito. A dormir, a dormir.
- ¿Y por qué los animales no usan lentes?
- Porque... ehm... duermen tanto, tanto, que no tienen la vista cansada. Así que a dormir, campeón.
Y como a las dos de la mañana se despertó y llegó corriendo a mi pieza, para preguntarme: "¿Por qué no puedo decir 'puta', 'hueón' y 'chucha'? ¿Por qué no puedo decir
'puta', 'hueón' y 'chucha'?"
El segundo lugar donde mi primo se puso excesivamente preguntón, fue en el auto. Un día íbamos con su padre, y de repente preguntó:

- Papá, ¿por qué no tienes pelo en la cabeza?
- Ya, loquito, mira las nubecitas mejor, ¿ya? Y tengo harto pelo por si acaso...
- ¡No tienes, en esta parte no tienes, no tienes, se te ve la piel!
Y el tercer sitio donde mi primo y todos los niños se ponen preguntones, es el baño. Es sentarse en la taza del baño y empezar a surgirles dudas trascendentales:
- Primo, ¿de qué color es la piel de Dios?
- Bueno... eh... Dios no tiene piel primito. Dios es etéreo.
- Ah, "etéreo", como el equipo de música...
Aunque lo malo de todo esto, no es que uno no sepa que contestarles, sino cuando sus preguntas nos ponen en una situación incómoda. Por ejemplo, hace tres días estuvo toda la familia reunida en casa de mi abuela. Obviamente mi primo preguntón estaba ahí también. Y al intrusear las cosas de la abuela, se encaprichó con una figurita de un perrito de loza.
- Abuela, ¿me lo das?
- No, hijto. Cuando yo me muera será para ti.
- Ah... ¿y cuándo te mueres?
Pero no es que los niños sean crueles. Lo que pasa es que necesitan información. Y aunque todos los niños digan que quieren ser bomberos, médicos, policías o directores de grupos de teatro, la realidad es que todos los niños llevan dentro un periodista nato. Y es que la infancia es una etapa angustiosa, llena de dudas. Siendo niños necesitamos información. Yo lo pasé muy mal cuando fui niño. Un día le pregunté a mi madre: "Mamá, ¿de dónde salen las chuletas?". Y ella me dijo: "De los cerditos, cariño, de los cerditos como Porky" ¡Como Porky!... lloré como dos meses pensando que me había comido a Porky...
También los niños hacen preguntas que incomodan a todos los adultos: las de sexo. Como al niño le compraron el libro "La aventura de nacer", donde salen dibujitos bien lindos de los espermatozoides, los óvulosy hasta un primer plano del cigoto, todo bien expliacadito, cuando lo termina de leer, le surgen dudas: "Papá, ya terminé de leer el libro... ¿pero qué es una paja? ¿tú te haces pajas?"
Y cuidado, que los niños practican también el periodismo de investigación:
- Papá, Pepito dice que el auto de su papá es mejor que el tuyo.
- Eso es falso, hijo, el papá de Pepito es hueón.
- Es que dice que tiene 16 válvulas y que vale 9 millones.
- Por eso es hueón. Cuando te diga eso le dices que el nuestro vale 13 millones.
Entonces el niño, se va a contrastar la información con otra fuente:
- Mamá, ¿cuánto vale el auto de papá?
- 9 millones.
- No mamá, 9 millones vale el auto de Pepito, papá dice que el suyo vale 13 millones.
- Pero, ¡13 millones! ¡Tu padre es hueón!
- No mamá, hueón es el papá de Pepito.
- Quizás, pero tu padre también...
Claro. Y mi primo con todos estos datos, a la mañana siguiente abre su informativo diciéndome: "Primo, ¿por qué todos los padres son hueones?" Y él no se queda en los titulares. Él sigue investigando: "Primo, ¿cuánto vale tu auto?" A ver qué le digo para que no crea que soy como su padre y el padre de Pepito.

domingo

Hoy lloré sin lágrimas


Ya ni recuerdo si he mencionado que vivo en la comuna de Quilicura acá en Santiago de Chile. Pero lo acabo de hacer y eso me pone contento porque así entenderán lo que a continuación leerán.
Fuera de toda clase de broma, vivir en una comuna tan periférica se traduce en vivir lejos de todo. Vivo a una hora y media de mi universidad. Vivo a una hora del Liceo donde hago clases de reforzamiento de Inglés y donde sigo participando del Grupo de Teatro. Vivo lejos. Lejos de las cosas que me encanta hacer... pero esto es receta para otro post.
Como todo me queda en promedio a una hora de distancia, los viajes largos en micro son parte de mi día a día. Y en estos viajes he aprendido a conocerme y a entender mucho a las personas.
Una hora en micro, cuando uno no duerme, sirve mucho. A mí al menos me ha servido para reflexionar sobre mis problemas cotidianos y de los otros. Sobre mis sueños, mis frustraciones y mis penas. Sobre mi futuro, mi pasado y lo que pasa en el instante mismo en el que voy sentado junto a una señora llena de bolsas o un caballero de saco y corbata o un escolar con audífonos en las orejas o una señorita bastante atractiva que habla todo el viaje por celular con sus "amiguis".
Con una hora de esas, podríamos convertirnos en amos del universo. Pero no los amigos de He-Man, sino amos de nuestras vidas y las vidas de otros, en el sentido de que como seres humanos tenemos una responsabilidad social con los de nuestra misma especie. Que si yo soy antipático con alguien, ese alguien transmitirá antipatía a otro alguien y así... Que si yo soy buena onda, esa buena onda se transmitirá más rápido que las ondas de radio... En fin, amos del universo.
Hoy tuve uno de esos viajes en micro. Pero fue diferente. Miraba por la ventana y como siempre me fijaba en las personas, en su forma de caminar, su forma de caminar sin mirar a la cara a nadie, su forma de caminar tan individualista. Los veía caminar por la vida. Algo que yo no hago y que quizás por eso admiro tanto. Vi niños junto a sus padres y a padres junto a sus hijos. Vi niñez, adolescencia, adultez y vejez en un montón de personas que no tenían idea que eran observadas por un tipo como yo desde una micro. Y de pronto me sentí tan vacío. Me sentí tan falto de todo eso que estaba admirando en otras personas. Entonces vino la angustia.¿O fue envidia? Fue un sentimiento que evocaba tristezas, melancolías y nostalgias. Y todo eso junto me hizo llorar. Llorar tan fuerte que hasta el chofer me miró por el espejo retrovisor, pero no dijo nada. sólo me observaba, testigo, y siguió conduciendo rumbo a Quilicura.
No sé cuánto rato lloré. No sé cuánto rato pensé que llorar era lo mejor que podía hacer. No sé por qué cuando quise secar las lágrimas que habían caído por mis mejillas, no pude hacerlo. Porque lloré con tanta pena, tanta angustia que no fui capaz de provocar lágrimas.
Vivir en Quilicura y andar en promedio una hora en micro, me sirvió para darme cuenta que estoy seco por dentro. Y por la cresta que me asusto.

viernes

¿Antisocial?

Me llamo Carlos. Tengo 21 años. Y sólo he ido a unos diez carretes en mi vida... creo.

lunes

Amor, soledad y un blog

Aquí de nuevo bloggeando.
El texto de hoy tiene relación con algo que no ha tenido relación conmigo. El amor.
Pero siempre que le menciono esto a alguien me dice:
- Ah, pero si muchas personas te aman, sobre todo tu familia...
A lo que suelo responder con un:
- Lo sé. Pero el problema es que no puedo estar llamando a mi mamá por teléfono cada vez que quiera contarle algo que me hace feliz, porque lo que quiero es contárselo a una persona que me haga sentir mariposas en el estómago. No puedo invitarla al cine a ver una película romántica porque las películas románticas de hoy no las entiende mucho. No puedo pelearme con ella por diferencias de opinión y luego reconciliarme con ella con un beso apasionado y luego haciendo el amor. No puedo echarla de menos cuando no la tengo cerca. No la puedo llevar a comer a un lugar romántico ni menos sacarla a pasear a un parque tomados de la mano y reirnos de la vida bajo el sol o las estrellas... nunca podré casarme con mi madre ni tener hijos con ella... necesito tan desesperadamente amar de esa forma...

... y mientras me llega ese amor seguiré bloggeando para tratar de olvidar que me siento bastante solo por dentro...

    Puede ser que quede
    un solo instante o una eternidad
    no sabes lo que tienes por andar
    el tiempo lo dirá.
    Puede ser que todo lo que sueñes
    se haga realidad
    que un segundo en el camino pueda más
    que una vida entera en la oscuridad
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada vez que pierdas la partida
    juega una vez más.
    Recuerda que la herida sanará,
    atrévete y verás.
    Cada vez que sientas que la vida
    te ha dejado atrás
    no olvides que aún hay tiempo
    para despertar
    un nuevo sentimiento
    grande como el mar.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás
    Cada golpe del destino
    cada amigo que se va
    deja huellas que ni el tiempo borrará.
    Cada paso en el camino
    nos acerca un poco más
    a ese sueño que algún dí­a llegará.
    Ven, déjate llevar por el corazón
    no te rindas nunca y ya verás.
    Lejos llegarás, si te falta fuerza en el camino
    sabes bien que contarás conmigo.
    Dime lo que quieres, dime lo que piensas,
    dime lo que sientes cuando lo sientas.
    Dime lo que sientas y no te arrepientas.
    Dime que tú puedes, dime que tú sueñas, no te desesperes cuando te pierdas.
    Dime que lo intentas y no te arrepentirás